Me niego a enseñarle a mi hija que el Día Internacional de la Mujer es para recibir flores, regalos o felicitaciones

el

El 25 de marzo de 1911 unas 149 personas murieron en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, la mayoría mujeres. El suceso reveló las penosas condiciones laborales, según El País (http://bit.ly/1TFNuDP).

Este no ha sido, y lastimosamente no será, el único caso que promueve la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres. ¿Lucha por igualdad entre mujeres y hombres? ¡Miseria!

Indignante que el valor del género femenino se demuestre con flores, regalos o felicitaciones cuando es un día que conmemora la histórica pelea de la mujer contra la guerra -demanda rusa pan y paz-, la prohibición para votar y su desventaja en los empleos (Cronología del Día de la Mujer- Naciones Unidas http://bit.ly/1egMsnk).

Sé que es complejo entender los modos de vida y las costumbres, pero me niego a que mi hija espere ‘detalles’ el 8 de marzo cuando debería exigir -ese día y todos los de su vida- que respeten sus derechos pese a que ahora le parezcan implícitos.

Es cruel también decirle que librará batallas solo porque es mujer, que desconfiarán de su manera de actuar “emocional y no racional”, que la mirarán como un objeto (así no sea bonita), que fácilmente encontrará discusiones para reclamar lo que merece y que algunas de su género -insensatas- ofenderán su libertad y le expresarán a menudo su incapacidad para…

 Sí, Paloma, aunque sean mujeres. 

A esos hombres que hoy dan flores, regalos o felicitaciones: me gustaría más que cambiaran la manera de pensar sobre nosotras y nuestras generaciones y que olvidaran la crianza machista –además impulsada por mujeres-.

Alto a que quienes tomaron la decisión de no ser padres o de adoptar animales en la denominada era de los milénicos traten a las madres como brutas y alto a creer que las mujeres debemos ser al mismo tiempo perfectas como amas de casa, mamás, esposas, estudiantes y profesionales.

En este punto no hablo del incendio de 1911 ni de la histórica pelea de la mujer. Me refiero al día a día de algunos de mis contactos en redes sociales que llaman puta, que tratan a su pareja o mamá como empleada doméstica, que no contratan mujeres por las licencias de maternidad o porque deben dar permiso cuando se les enferman los hijos, que critican a una presentadora de televisión porque es gorda o fea, que aseguran que si es bonita le falta inteligencia, que en reiteradas ocasiones malogran la belleza física femenina con expresiones instintivas y que todos los 8 de marzo salen a dar flores, regalos o felicitaciones.

Claro, hay cosas que merecen más lucha. Lo único que quiero que entiendan es que de nada sirve enaltecer a la mujer un día si en la cotidianidad se le denigra.

No soy feminista porque sinceramente me faltan ‘metros’ de lectura y contexto sobre la ideología, pero no me parecen graciosos los chistes sobre supuestas feminazis.

No voy a marchas porque mi fe no está ahí, pero envidio el coraje de los activistas. No se hacen los locos con la inconformidad, no son espectadores de la vida.

“Tápese un ojo y trate de ver todo el salón”, respondió con desdén Leymah Gbowee,  ganadora del Premio Nobel de Paz en el 2011, a un periodista que le preguntó cuál era el papel de la mujer en la paz de Colombia (algo así) durante una rueda de prensa de la Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz en Bogotá.

El panorama en el lugar: ella, Jody Williams, nobel en 1997; Ekaterina Zagladina, presidenta del Comité Permanente de Laureados de Paz; Lisa Pelletti Clark, copresidenta de la Oficina Internacional por la Paz que obtuvo el Premio en 1910; Mónica de Greiff, presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá; y más periodistas mujeres que hombres.

Hoy me pidieron dulces en el colegio de mi hija para “celebrar el Día Internacional de la Mujer”. Aunque me dio ira la cordial solicitud, los envié con la esperanza de que los niños no se los traguen enteros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s