Una periodistas entre miles, millones o miles de millones de periodistas

Siempre que me preguntan cuál es mi papel frente a un tema, mi mente siente la necesidad de obtener una cifra que me indique cuántos periodistas hay en el mundo. Después indago el porqué de esa duda, y todo eso pasa en segundos.

He reflexionado sobre ese repetitivo proceso y pienso, sin estar segura, que subestimamos el valor de nuestras ideas o creemos que estas no son originales ni pueden cambiar la realidad porque existen miles, millones o miles de millones de periodistas más que trabajan incansablemente.

En ese punto se desata una batalla en mi cabeza porque solo basta con leer para entender que faltan proyectos que reiteren, inicialmente, los Derechos Humanos. La Tierra es tan grande como las necesidades que la habitan y eso es abrumador, como el siguiente párrafo.

“Reactores y bombas nucleares, vuelos espaciales, ordenadores, satélites de comunicaciones, armamentos inteligentes, redes telemáticas, entornos de realidad virtual, Internet, implantes electrónicos en el cerebro humano, microprocesadores biónicos, plantas y animales clonados, alimentos transgénicos, congelación y manipulación de embriones humanos, píldoras abortivas y poscoitales, psicofármacos… forman parte de una larguísima lista de sistemas tecnocientíficos que constituyen decisivamente la actual cultura de la tecnociencia” (Medina, 2009).

La denominada tecnociencia se refiere a la interacción entre ciencia, tecnología, sociedad y naturaleza que forman una unidad, donde no puede surgir la una sin la otra.

Brecha social y digital

“La información expresa el grado más elemental de la comunicación y del lenguaje”, escribió Jesús de Garay en 1992 para dejar claro que existe información sin comunicación, pero no comunicación sin información.

Unas dos décadas después del año del fragmento mencionado nos encontramos con conceptos como sociedad de la información y sociedad del conocimiento, más complejos en el quehacer que en el entender.

Primero, para ponerlo en práctica como periodista digital habría que ser un receptor como el que cita Mauricio Correa (2008), que “decodifica o vuelve a trasformar la señal transmitida en el mensaje original o en una aproximación de este haciéndolo llegar a su destino” (lo que no resulta muy sencillo).

Esa sociedad de conocimiento aún no ha logrado un equilibrio que permita construir fuentes de desarrollo y generar intercambios, discusiones o debates democráticos.

“Una información sólo es un dato bruto, esto es, la materia prima de la elaboración de un conocimiento. La transformación de una información en conocimiento exige un trabajo de reflexión… No es suficiente con la noción de sociedad de la información, porque esta solo se basa en los progresos tecnológicos. En cambio, el concepto de sociedades del conocimiento comprende dimensiones sociales, éticas y políticas mucho más amplias” (Unesco, 2005).

Como periodista digital sé que las actuales formas de información y comunicación transforman el entorno cada día, hora, minuto y segundo por su inmediatez y ligereza.

Falta llevar la consciencia al hecho y no solo repetir que se está en época de cambio: rebeldía de ideas frente a sistemas obsoletos, más lectura de investigaciones para aplicar y desechar, más actitud para confiar en que los aportes de cualquier tipo y tamaño son importantes, más trabajo en red y más apropiación del mundo, cuya realidad es tan extraña y se siente impropia cuando permanecemos en la Internet.

Para finalizar esta parte, retomo una frase del docente Richard Millán (que publicó en redes sociales) durante el III Simposio Internacional Diálogos de Comunicación Norte-Sur: “Hemos estado quitándole tiempo al tiempo, y acelerándolo y cada vez hay menos tiempo para las cosas sencillas”. Cosas tan sencillas como motivarnos por traer igualdad desde nuestro conocimiento al lugar donde vivimos, nuestro planeta y sus habitantes.

Desarrollo sostenible

Este tema me hace pensar sobre ir en contra de las políticas empresariales, de las que pocos o nadie se ocupa cuando ingresa a trabajar a una institución.

No conozco el primer caso de un periodista que pregunte en la inducción tras obtener un empleo: ¿cómo es el comportamiento de la empresa en el contexto de sostenibilidad?, ¿han reformulado métodos, valores, principios y prácticas para impulsar los sistemas productivos? o ¿cuál es la responsabilidad en el comportamiento de los procesos de desarrollo?

¡Y deberíamos hacerlo!

Uno de los ángulos del desarrollo es que la necesidades actuales de cada personas no comprometan la satisfacción de las necesidades de las futuras generaciones.

Como periodistas digitales tenemos la opción, aunque debería ser un compromiso, de apoyar la resolución de los problemas públicos, es decir, dirigir los esfuerzos hacia el alcance de objetivos productivos sin que vaya en vía contraria con los lineamientos de la sociedad.

El impacto económico, social y ambiental no solo recae en las empresas, deberíamos presionar para que se incorporen procesos adecuados sobre crecimiento económico, protección del medio ambiente e igualdad social.

El concepto de crecimiento económico y la posición competitiva de las empresas no deben ir en contra de la protección del medioambiente ni de la salud de la sociedad.  Nuestra negligencia, porque muchas veces sabemos que las cosas no se están haciendo bien, la del Estado y la de organizaciones han dejado consecuencias irreversibles.

Una gestión eficiente se genera a través del buen uso de los recursos y del bienestar en las diferentes esferas de la sociedad. El ahorro y la buena utilización de la materia prima y los bienes y servicios deben responder a las necesidades reales de la población. Lo anterior significa que no solo se debe pensar en las ganancias, sino también en  mejorar la calidad de vida e intentar reducir los daños.

Mi papel como periodista digital frente al desarrollo sostenible, por ahora: no tragar entero e impulsar la dignidad, la calidad y la evolución de la vida del presente y la del futuro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s